Encuesta Orhit

 

XVI Premio Madrid Empresa Flexible

 

Orhit

28 de Abril de 2020

De coronavirus y virus informáticos

Valora este artículo
(1 voto)

Esta mañana escuchaba en la radio una propuesta de análisis sobre cómo hubiera sido la realidad de una pandemia similar a la actual en 1995. En resumen, la desconexión sería mucho mayor sin Internet en los hogares, predominio de teléfonos fijos y escasos canales de TV. Sin WhatsApp, por ejemplo, hubiera sido muy difícil convocar al aplauso de las 20 horas, y sin Internet, serían inviables los conciertos solidarios, las lecturas a distancia del Quijote o las propuestas de visitas virtuales a museos de todo el mundo.

Pero, ¿y si mirásemos al futuro? ¿Cómo sería una pandemia dentro de 20 años por ejemplo? Los acontecimientos actuales le han dado un impulso definitivo a la tecnología. La digitalización de las empresas impuesta por la necesidad, seguramente provocará cambios en la forma de organización de trabajo y en la distribución del tiempo y el espacio. No hay más que oír las propuestas que se hacen del proceso de desescalada para darse cuenta de que pocas cosas volverán a ser como antes. La vuelta al colegio en Berlín, por ejemplo, ha empezado con sólo un número determinado de alumnos del último curso de secundaria, que asisten a clases con sólo 8 o 10 alumnos para respetar la distancia de seguridad y el resto, conectados desde casa. Y todo apunta a que en las empresas pasará lo mismo.

Las organizaciones tendrán que redefinir su horario de trabajo y recurrir por ejemplo a turnos rotativos para que no coincidan todos los empleados al mismo tiempo en el centro de trabajo. Por supuesto, todos los que puedan teletrabajar, serán animados a hacerlo. Recordemos que solo hace tres meses, sólo un 20% de los empleados teletrabajaba más de un 20% de su jornada laboral. Todo ello implica cambios de perfiles profesionales y la necesidad de habilidades y capacidades tecnológicas adaptadas al nuevo medio.

Con todo tecnificado, la realidad aumentada y la virtual aplicada a fábricas y negocios de logística por ejemplo, el predominio del uso de drones para seguridad y control; los coches automatizados y la robótica y la IA, quizá dentro de 25 años al peligro potencial de nuevos coronavirus tengamos que sumar el de un posible virus informático cuyo objetivo sea paralizarlo todo.

Más en esta categoría: « RSC en tiempos de CORONAVIRUS