Jornada de Flexibilidad y entrega de Premios 2018

 

Orhit

 
05 de Febrero de 2018

Tecnología versus innovación

Valora este artículo
(0 votos)
Si de algo estamos seguros es de que las cosas cambian cada vez más de prisa. Las tecnologías evolucionan mucho más rápido que nuestra capacidad para saber usarlas. Aprendes a utilizar un teléfono, un ordenador o incluso, un televisor, y al poco tiempo tanto tu conocimiento como el aparato en cuestión han quedado obsoletos.

Dejando de lado cuestiones como la obsolescencia programada (véase el flagrante caso de Apple) y del dineral que cuesta estar actualizado tecnológicamente, lo que es verdaderamente preocupante es la incapacidad de las personas para sacar provecho a la tecnología; y el exceso de celo en innovar por innovar, sin tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades reales.


Todos los mayores de 30 años somos emigrantes digitales. Nacimos en el mundo analógico. Sin embargo, nos adaptamos bien a la tecnología. Aprendemos a usarla aunque no seamos desarrolladores. Pero es que los que tienen menos de 30, tampoco son capaces de seguir el ritmo acelerado de la tecnología. Y todavía no sabemos cómo el uso indiscriminado de tabletas y móviles desde la más tierna infancia, va a influir en la capacidad de aprendizaje y en el desarrollo cognitivo de los que han nacido en los últimos cinco años.

Estamos habituados a escuchar comentarios de personas que se han comprado el último electrodoméstico o teléfono móvil para luego no sacar provecho más que a un 10% de sus posibilidades. Y sin embargo, debemos habituarnos a que estar será nuestra forma de vivir en las próximas décadas.

Compartir experiencias de implantación tecnológica en las empresas, encontrar buenas prácticas de integración entre innovación y RRHH, seleccionar las herramientas más eficaces y cómo implantarlas, es una tarea obligada. Estos son algunos de los objetivos del nuevo proyecto que desde CVA estamos poniendo en marcha con Mayte Sáenz, directora de la revista Observatorio de RRHH. Porque no toda la innovación exige una disrupción digital. Ni siempre la tecnología es sinónimo de innovación.