Orhit

 
Diario de una agencia - NO TOCAR

Faltan unos días para el 24 de diciembre. En España, esta fecha además de ser sinónimo de Nochebuena, es también sinónimo del Discurso del Rey. Y es que este año prometía, porque con escándalo palaciego de por medio los españoles iban a estar más atentos a lo que dijera sobre Iñaki Urdangarín que al besugo o al cordero del plato. Prometía tener mayor share en prime time que un Real Madrid – Barcelona. Sin embargo, las audiencias volverán a ser lo de siempre (números muy respetables, aunque al emitirse en todos los canales quedan un poco desvirtuados) porque D. Rafael Spottorno, jefe de la Casa del Rey, ha dicho que nada del Duque de Palma y todo de la crisis económica. En fin, nos afecta mucho más a todos, pero el interés decae sin duda.


Y es que interés suscita y mucho. Los medios de comunicación se han volcado con los presuntos delitos económicos cometidos presuntamente (presunto y presuntamente, palabras amadas por los periodistas del corazón) por el yerno del Rey como administrador del hasta hace sólo unas semanas desconocido Instituto Nóos. Televisiones, radios, periódicos, medios digitales han gastado minutos y páginas en analizar el caso Urdangarín desde todas las perspectivas posibles: política, económica, social y, cómo no, rosa (o amarilla, no sé por cuál color decantarme) y, por supuesto, humorística (esta mañana escuchando la radio incluso he podido oír un villancico dedicado al Duque de Palma en el que, lógicamente, bien parado no salía). Además, ha sido la escusa perfecta para que algunos medios (de distintas ideologías) sacaran a ondear la bandera republicana.


El revuelvo ha sido tal tras el comunicado remitido por el propio Duque de Palma a la agencia EFE (cuando es necesario sí que son útiles los medios de comunicación, no sé si la ironía se capta por escrito), el pasado día 10 de diciembre, que el lunes 12 el jefe de la Casa del Rey se ha reunido con periodistas para explicarles la posición de Zarzuela (apartarle de actos oficiales) y anunciarles que las cuentas de Sus Majestades se harán públicas en breve (salvo gastos en trapitos y vacaciones) para dejar claro que “un garbanzo negro no tiene por qué estropear un cocido”.


Recapitulando, que es posible que el Discurso del Rey sea más seguido este año, por si se le escapa algo a nuestro monarca. Difícil pero no imposible. ¿Quién nos iba a decir hace unos años que las finanzas de la familia real estuvieran en boca de todos los españoles? (Aunque sea familia política).

22 de Noviembre de 2011

Como si...

En este post día histórico no paro de preguntarme si Rajoy y el PP habrán aplicado PNL a la campaña electoral, es decir Programación Neurolingüística. Como todos sabemos, el 20N ha obtenido una mayoría tan absoluta, 186 escaños, que puede que les haya sorprendido hasta a ellos mismos. La cuestión es que en este tiempo de campaña incluso antes, un gran medio y ciertos sectores sociales le criticaban que su actitud y la de su partido fuera “como si” ya hubieran ganado las elecciones. Cuando lo leí me dejó pensativa, vi claramente que el periodista de PNL no sabía pero recuerdo que pensé que a lo mejor Mariano Rajoy y su equipo sí.

Mis reflexiones han continuado, y si a Rajoy y su equipo el marco “como si” parece haberles servido para alzarse con una mayoría tan indiscutible, bien merece airear esta técnica penelera, muy usada por coaches y divulgada sobradamente por uno de los maestros de la PNL, Robert Dilts.

En El poder de la palabra, Dilts, explica cómo utilizar el marco “como si” para reforzar creencias y expectativas. Antes aclarar que las creencias son nuestro software profundo. Junto a los valores y los criterios, son las formas fundamentales en las que enmarcamos nuestra experiencia. Las creencias lo son todo, determinan nuestra existencia, son los juicios y evaluaciones que constantemente hacemos sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo. Conocerlas es vital pero más a menudo de lo que creemos no somos conscientes de nuestras creencias profundas. Así, los psicólogos y/o coaches, también los formadores de portavoces (véase nuestro caso), uno de los primeros pasos que damos se dirige a hacer consciente al otro de cuáles son sus creencias y cómo le ayudan o no en sus objetivos.

En el campo de la comunicación hay un axioma que a menudo se olvida: todo es comunicación, todo comunica. Y es hasta tal punto cierto que si nos fijamos, vemos que cada ser humano es un órgano de comunicación, todo nuestro cuerpo comunica. Así comunicar “como si”… es una herramienta muy poderosa.

Explica Dilts: “El marco “como si” es un proceso por medio del cual un individuo o un grupo actúan “como si” el objetivo o el resultado deseados hubieran sido ya alcanzados (…). En el proceso de creación de objetivos, resultados y sueños, por ejemplo, actuamos primero “como si” fueran posibilidades. Creamos imágenes de ellos y las visualizamos con los ojos de la mente, dando a esas imágenes las cualidades que deseamos que tengan. Luego comenzamos a darles vida “como si” ya estuviéramos experimentando y practicando los comportamientos específicos que se corresponden con esos sueños y objetivos”.

No sé si en algún momento sabré si Mariano Rajoy persigue sus sueños con el “como si”. Sea como sea, creo que es una buenísima idea practicarlo y vivir “como si” nuestros anhelos más preciados ya se hubieran hecho realidad. Los resultados pueden que –como al PP– desborden nuestras más elevadas expectativas.


Por: Lola Salado

10
Página 10 de 12